pixel-google ¡Cuidado con la obesidad infantil! - Bienvenido al Mundo Luki

¡Cuidado con la obesidad infantil!

¡Cuidado con la obesidad infantil!

El sobrepeso y la obesidad infantil se han vuelto un dolor de cabeza para madres, familias y el sistema de salud del país. Las cifras crecen aceleradamente frente al tema y esto trae un riesgo inmenso para la salud de los niños, además un alto impacto para la salud pública; ya que, al llegar a la adultez, las tasas de enfermedades cardiovasculares y Diabetes Mellitus se aumentan drásticamente y por tanto la causa de muerte asociados a esto también.


Aunque las familias se preocupan por una sana alimentación y empresas responsables buscan productos naturales y evitar el uso de químicos adicionales en sus productos, el incremento en la taza de mortandad por esta causa se ve reflejada en las primeras causas de muerte según la Organización Mundial de la Salud; reemplazando las muertes violentas, y ubicando un listado de enfermedades relacionadas directa con la obesidad.


Según la última Encuesta Nacional de Estado Nutricional realizada en nuestro país en el año 2015 (ENSIN) el 56 % de los adultos se encuentran en sobrepeso, en cuanto a los menores de edad el exceso de peso en niños de 0 a 4 años de edad subió en un 4.9% en 2010 a 6.3% en 2015, mientras que en niños de 5 a 12 años de edad el exceso de peso incrementó de 18.8% en 2010 a 24.4% en 2015. En los adolescentes, este problema afecta al 17.9% de la población general. Según el informe, el tiempo excesivo frente a pantallas de TV o videojuegos, representa el mayor factor de riesgo determinante para el aumento de peso en nuestros niños.


En general el sobrepeso y la obesidad tienen factores de riesgo que favorecen su aparición:


1. Factores ambientales: una dieta rica en azucares y grasas, hipercalórica, favorece la aparición y acumulo de tejido graso o adiposo. En general el aumento de peso por una dieta hipercalórica se presenta por una pérdida de balance en la energía que entra en forma de alimento y que sobrepasa los requerimientos diarios, más aún si hay una baja actividad física y/o sedentarismo. Hay un punto especial y es la deshidratación, nuestro hijo debe consumir agua, no jugos o bebidas azucaradas, la pobre ingesta de agua produce sensación de hambre y fatiga que muchas veces se malinterpreta y damos más comida. Acostumbra a tu hijo a tomar agua, siempre lleva contigo un termo con agua y que beba frecuentemente.
2. Factores genéticos: un niño tiene cuatro veces más riesgo de ser obeso si alguno de sus padres lo es y ocho veces más si ambos lo son. Sin embargo, esto solo es genética, si en casa hay hábitos saludables, una forma balanceada de comer y se realiza ejercicio, el niño NO tiene porque ser obeso. Recuerden lo que siempre les digo: “los niños son un espejo de sus padres” … como nosotros comemos, nos movemos, lo que hacemos, como llevamos nuestras vidas lo harán nuestros hijos. ¡No puedes pretender darle un plato a tu hijo con verduras o frutas si tú estás comiendo una hamburguesa con gaseosa!
3. Factores psicológicos: en ocasiones la comida ofrece un resguardo cuando nos encontramos en situaciones de estrés o ansiedad, y esto no solo nos sucede a los adultos. Hay que procurar un ambiente amable y tranquilo a nuestros hijos para evitar esto, revisa si tu hijo come o pide comida sin tener hambre, muchas veces puede ser que se encuentre ansioso por algo, que tú no has detectado.

¿Qué riegos tiene que nuestro hijo se encuentre en sobrepeso u obesidad? en un estudio realizado en la Universidad de Oxford, donde se revisaron 63 estudios publicados que involucraron aproximadamente 50.000 niños sanos entre los 5 y 15 años de edad, se encontró que los niños con obesidad según el Índice de Masa Corporal (IMC) mostraban varios factores de riesgo conducentes a enfermedad del corazón, como presión arterial alta, niveles más altos de colesterol y glucosa en sangre, inclusive algunos presentaban un aumento en el grosor del musculo cardiaco.


También se encontró que los marcadores para Diabetes Mellitus, como los niveles de resistencia a la insulina, se encontraban más altos. Con lo anterior expuesto se concluyó que los niños que se encuentran en sobre peso u obesidad tienen entre 30% y 40% más riesgo que de sufrir una enfermedad del corazón o un evento cerebro vascular.


Lo anterior prende las alarmas; la obesidad infantil va en ascenso y es una de las enfermedades más fáciles de prevenibles sin tener que involucrar tratamiento farmacológico, tan solo con unos buenos hábitos de vida que incluyan una dieta balanceada con frutas y verduras, disminuyendo el consumo de grasas y azucares refinados, y la disminución del sedentarismo nos basta para evitar o tratar el sobrepeso en nuestros hijos.


ANA MARIA HOLGUIN LEYVA

Médico Especialista en Terapias Alternativas y Nutriología
Universidad de La Sabana – Universidad Del Bosque – AMCIEN (San Antonio-Texas)

Conoce más tips de Nuestros Expertos aquí

Nuestros expertos
ingresar
munequitos munequitos mobile
error

error-registro
bienvenido

Hola, ahora eres parte de nuestro Luki-mundo y podrás recibir tus actualizaciones, tips y muchas sorpresas

cerrar
gracias-por-escribirnos

gracias-por-escribirnos
cerrar-ebook
cabecera-ebook


error
cabecera-ebook


¿tienes hijos:?


¿De que edad?

cerrar-ebook
cabecera-ebook


¿tienes hijos:?


¿De que edad?

cerrar-ebook
cabecera-ebook


¿tienes hijos:?


¿De que edad?

cerrar-ebook
cabecera-ebook


¿tienes hijos:?


¿De que edad?

titulo