pixel-google Mi hijo no quiere comer - Bienvenido al Mundo Luki

Mi hijo no quiere comer

Mi hijo no quiere comer

Una de las quejas más frecuentes en la consulta de pediatría es “mi niño no come” o "mi hijo no quiere comer" y generalmente se presenta después del primer año de vida, cuando el niño empieza a crecer más lentamente, por lo que sus necesidades nutricionales y calóricas son menores. Adicionalmente, las madres tenemos altos estándares y queremos que nuestro hijo se alimente como nosotros sin tener en cuenta el tamaño de su estomago o mucho menos sus gustos.


Debemos tener en cuenta que nuestro hijo esta iniciando su gusto por la comida y que, así como a nosotros, puede haber alimentos que no le gusten.


Ten en cuenta que el cuerpo es inteligente y le dice al niño lo que es mejor para él, por eso prefiere los carbohidratos si sus requerimientos nutricionales son más bajos y lo que necesita es energía (en menor proporción, pero la necesita) pues prefiere los alimentos que se la den.


Una de las razones por la que el gusto por verduras y frutas es menor en los niños es la carga de carbohidratos que poseen, pues son menos calóricos y sus sabores no concuerdan con los alimentos que ya han consumido previamente. De lo anterior nace el que tratemos de darles carbohidratos, pero de buena calidad y que podemos mezclar con frutas y verduras para cubrir sus requerimientos.


Existen algunos consejos básicos que debemos tener en cuenta cuando nuestros hijos no quieren comer:


  • No lo obligues a comer, si mi hijo no quiere comer hay alguna razón y si lo obligas harás del tiempo de comer un mal momento para él y también para ti. Ten en cuenta factores adicionales para justificar porqué tu hijo no quiere comer; puede ser que la porción que le serviste es muy grande o simplemente quiere comer solo. Finalmente olvida los sobornos, solo te causaran más problemas.
  • Déjalo disfrutar y conocer la comida mediante sus sentidos: deja que coja la comida con sus manos y que la lleve a su boca, que la unte en sus manos, que la aplaste, que sienta, huela y pruebe lo que tiene enfrente, llénate de paciencia y espera a que termine para limpiar.
  • Cantidad y porciones: es difícil determinar las porciones necesarias pues todos tenemos requerimientos calóricos o nutricionales distintos. Ten en cuenta que su estómago es pequeño y que no va a comer un plato como el tuyo, a medida que lo vayas conociendo, sabrás como es su apetito y cuanto es la porción ideal para él. Recuerda que esto no es una ciencia exacta.
  • No come verduras: las verduras son alimentos altamente nutricionales, ricos en fibra, pero con pocas calorías, por eso se sienten llenos, pero no saciados. Con una pequeña porción de verduras es suficiente y así comerán de todo. (Lo mismo pasa con las frutas y papillas) Recuerda que su cuerpo es inteligente, así como también les dice lo que deben evitar en caso de intolerancia o alergia, alimentos como el gluten, huevo, leche u otros harán que él se niegue a comerlos, así que no lo obligues.
  • Introduce los alimentos a su dieta: a partir de los 6 meses puedes empezar a administrar alimentos, de forma lenta y segura, buscando que aprenda a comer de todo, pero sin obligarlo a comer un determinado alimento. El rechazo a los alimentos o sabores nuevos es normal y es parte de la supervivencia.
  • La crisis del primer año: recuerda que a los 12 meses se disminuye la velocidad de crecimiento, por lo que necesitan menos cantidad de alimentos. A los cinco años se aumentará de nuevo su apetito pues sus requerimientos energéticos y nutricionales serán mayores.
  • Mantén la lactancia materna: el hecho de que tu hijo haya comenzado a comer alimentos no significa que abandona el pecho, puedes continuar la lactancia hasta el primer año de vida e inclusive hasta los dos años. La leche materna sigue siendo el alimento más completo de todos, pero ten en cuenta que si tu hijo tomo leche materna pues no tendrá la misma hambre y por tanto comerá menos.
  • Culpabilidad: la mayoría de los padres nos sentimos culpables cuando nuestro hijo no come, pero tienes que tener en cuenta que el regreso a tu trabajo, celos o inclusive enfermedades pueden disminuir el hambre de tu hijo ocasionalmente. Deja de sufrir y echarte la culpa.

  • Espero que esto te de una guía y más tranquilidad, pero si notas que tu hijo no come y está perdiendo peso consulta a tu pediatra. Si quieres seguir leyendo del tema te recomiendo el libro Mi niño no me come de Carlos González, pediatra español cuyo libro es excelente.


    ANA MARIA HOLGUIN LEYVA

    Médico Especialista en Terapias Alternativ/bas y Nutriología
    Universidad de La Sabana – Universidad Del Bosque – AMCIEN (San Antonio-Texas)

    DESCARGA AQUÍ EL LUKI E-BOOK


    Conoce más tips de Nuestros Expertos aquí

    Nuestros expertos
    ingresar
    munequitos munequitos mobile
    error

    error-registro
    bienvenido

    Hola, ahora eres parte de nuestro Luki-mundo y podrás recibir tus actualizaciones, tips y muchas sorpresas

    cerrar
    gracias-por-escribirnos

    gracias-por-escribirnos
    cerrar-ebook
    cabecera-ebook


    error
    cabecera-ebook


    ¿tienes hijos:?


    ¿De que edad?

    cerrar-ebook
    cabecera-ebook


    ¿tienes hijos:?


    ¿De que edad?

    cerrar-ebook
    cabecera-ebook


    ¿tienes hijos:?


    ¿De que edad?

    cerrar-ebook
    cabecera-ebook


    ¿tienes hijos:?


    ¿De que edad?

    cerrar-ebook
    cabecera-ebook


    ¿tienes hijos:?


    ¿De que edad?

    titulo